Indice-contenidos

jquery.min-pin-it.js

Pin-it-hover

Post-Relacionados-JS

viernes, 23 de agosto de 2019

Cabello de ángel

Cabello-de-angel

Esta semana traigo una receta especial. Es un básico de relleno de postres tradicionales: el cabello de ángel. Se puede comer a secas, como si se tratase de mermelada, pero es típico de empanadillas, cortadillos, barquillos, hornazos, etc.

La elaboración no es nada complicada, aunque puede llevar algo de tiempo eliminar las pipas de la calabaza, trocear, cocer, añadir el azúcar y cocer de nuevo… pero, si os gusta el cabello de ángel, merece muchísimo la pena. Es infinitamente más rico, suave y aromático que el que se compra en supermercados, y eso se va a notar en los dulces que preparéis con él. ¿os animáis?

Cabello de ángel

Prep: 30-40 min   Horno: 30+40 min   Raciones: 3 botes   Dificultad: Baja  

Ingredientes:

  • 1 calabaza tipo "sidra"
  • 800-1200 g azúcar (la cantidad depende del peso de sidra cocida)

Antes de nada, debéis saber:

La calabaza sidra es un tipo de fruto que pertenece a la familia de las cucurbitáceas. Suelen ser grandes, tienen una cáscara dura que facilita su conservación y son típicas de zonas cálidas. Su nombre científico es Cucurbita ficifolia. Se distingue de otras calabazas por su pulpa blanquecina y que se deshace en hebras al cocerse, de ahí el nombre del dulce que vamos a elaborar: cabello de ángel. Estos frutos se pueden conservar perfectamente en una zona poco iluminada de la despensa durante algo más de un año.

Sidra

Lo ideal para esta elaboración es utilizar una calabaza de sidra que esté madura. En mi caso, la calabaza la tenía guardada desde hace unos 9 meses aproximadamente. De hecho, el color verdoso exterior se había perdido un poco y estaba algo amarillenta.

La tradición dice (lo decía mi abuela, en realidad) que para abrir la calabaza hay que dejarla caer al suelo. En general se abren de forma un poco irregular, pero no es problema. Si está en su punto, la cáscara estará ligeramente separada de la pulpa. Eso facilita mucho las cosas, pues con las mismas manos podemos retirar toda la cáscara de la calabaza.

cabello-de-angel-elaboracion

Y ahora sí, la elaboración:

Pelar la calabaza por completo. Una vez sin cáscara, trocear la pulpa y eliminar las pipas.

Si se quieren conservar las pipas para secarlas y utilizarlas posteriormente, es mejor cortar la calabaza en tajadas (de forma similar a como se corta el melón o la sandía). Así es más difícil que cortemos/destrocemos muchas semillas con el cuchillo.

Colocar los trozos sin pipas en una olla. Cubrir todo con agua y cocer a fuego medio hasta que al pinchar los trozos con un tenedor notemos que están tiernos. Colar y escurrir bien (preferible si se deja escurriendo al menos 15-30 minutos).

Pesar la sidra resultante (en mi caso 1.100 g). Colocar la pulpa de nuevo en una olla y añadir la misma cantidad en peso de azúcar (yo añadí 1000 g). Cocer a fuego medio y remover de forma continuada hasta que la pulpa esté completamente convertida en hebras, y el azúcar esté ligeramente caramelizado. (Para mi una pista de cuando está listo es que al remover con la cuchara se queda el hueco y no aparece almíbar ni líquido en el fondo. Podéis fijaros en las imágenes para que os sirva de orientación).

📋 Notas:

→ En algunas ocasiones, la sidra está algo más dura de lo normal y no se terminan de deshacer los trozos. Podéis apartar los trozos “rebeldes” en un plato y, con ayuda de dos tenedores, deshacerlos aplastando ligeramente o rallando el trozo. Debería deshacerse sin problemas con esta pequeña ayuda extra.
→ Se puede aromatizar el cabello de ángel añadiendo canela en rama y cáscara de limón a la segunda cocción. En una ocasión utilicé canela en polvo y también queda muy rico, pero da bastante color al cabello de ángel y en vez de transparente o dorado, queda marrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario