jquery.min-pin-it.js

Pin-it-hover

Post-Relacionados-JS

domingo, 24 de mayo de 2015

Brazo de Gitano relleno de nata

Brazo-Gitano

El brazo de gitano es un pastel muy versátil en cuanto a sabores, colores y decoraciones. Se realiza con bizcocho genovés, que no lleva aceites ni mantequilla, por lo que es mucho menos calórico que otro tipo de bizcochos. Además, es el tipo de bizcochos ideal para realizar tartas, pues queda muy esponjoso y conserva una forma bastante planita y regular, que nos viene perfecto para realizar el brazo de gitano.

Yo hasta el momento nunca he modificado la receta del bizcocho y sólo he ido cambiando el relleno utilizando nata, crema pastelera o ganache de chocolate. Sin embargo, se puede “retocar” la receta básica del bizcocho para hacerlo de chocolate, de calabaza, de café (para un delicioso brazo de gitano de tiramisú), etc.

También se pueden decorar los brazos de gitano, tanto a posteriori (como es el caso que presento en la imagen) como en la misma masa del bizcocho (podéis ver un brazo decorado muy chulo en este enlace de la web Pequerecetas).

Este tipo de pastel me resulta muy suave, con una textura cremosa que casi se deshace en la boca, así que tengo que tener cuidado, porque empiezo y no paro . Espero que vosotros también os animéis a hacerlo y ya me contareis que tal.

Brazo de Gitano relleno de nata

Ingredientes:

Para el bizcocho

  • 3 yemas y 3 claras
  • 75 gr harina
  • 75 gr azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de levadura (15 gr)
  • Azúcar vainillado o esencia de vainilla (opcional)

Para el relleno:

  • 500 ml Nata para montar (con más de un 35% grasa)
  • 3-4 cdas de azúcar glas (o al gusto)

Elaboración:

Bizcocho:

Utilizaremos dos recipientes grandes donde separaremos las yemas de las claras de los huevos.

Empezamos con el recipiente donde tenemos las claras. Batimos las claras a punto de nieve y añadimos la mitad del azúcar (30 gr aprox.) para hacer merengue. Es preferible conseguir una textura de picos duros para que cuando mezclemos el merengue con los ingredientes del otro bol las claras no bajen demasiado. Os dejo esta imagen de la página acup4mycake donde podéis ver a qué me refiero con picos duros (Además recomiendo que visitéis la página porque tiene autenticas maravillas dulces)

Pasamos al otro recipiente. Batimos las yemas con la pizca de sal, la vainilla y el resto del azúcar hasta que la mezcla se aclare y crezca un poco.

Incorporamos la mezcla de yemas y azúcar al recipiente con el merengue. Integramos bien ambas mezclas con ayuda de una espátula de silicona, utilizando movimientos envolventes y suaves.

Ahora incorporamos, previamente tamizada, la harina y la levadura. Debemos utilizar también movimientos envolventes para evitar que las claras bajen y que la mezcla pierda aire.

Ponemos a precalentar el horno a 180ºC. Mientras tanto, forramos la bandeja del horno con papel vegetal.

Vertemos la mezcla directamente sobre la bandeja y con una espátula la extendemos con cuidado por toda la superficie de la bandeja del horno. No es necesario preocuparse demasiado porque todo quede perfectamente liso pues en el horneado y durante el enfriado se va a homogeneizar la capa de bizcocho y nos quedará planita y suavecita.

Horneamos el bizcocho a 180ºC durante 10-12 minutos con calor "abajo-arriba" y colocando la bandeja a una altura media. Tendremos que estar pendiente de no hornear más de la cuenta ya que si no los bordes del bizcocho se pondrán “crujientes” y luego al darle la forma enrollada se nos romperá.

Extendemos sobre la encimera un paño limpio. Cuando esté lista la plancha de bizcocho la volcamos sobre el paño, de modo que la parte de arriba quede sobre la tela y la parte de abajo junto con el papel vegetal quede arriba. Con cuidado retiramos el papel vegetal.

Ahora enrollamos la plancha de bizcocho con ayuda del paño. Este paso es importante hacerlo en caliente, que es cuando el bizcocho aún puede coger forma sin romperse. Una vez enrollado en el paño, lo dejamos enfriar así sobre la encimera. (Al dejarlo dentro del paño mientras se enfría evitamos que pierda calor muy rápido y conseguimos que guarde parte de la humedad y flexibilidad para cuando tengamos que desenrollarlo para rellenarlo).

Mientras el bizcocho se enfría preparamos la nata.

Elaboración de la nata

Para conseguir que la nata monte bien es muy importante el frío. Yo utilizo dos recipientes, uno un poco más grande que el otro. En el primer recipiente pongo cubitos de hielo y un poco de agua. Luego pongo, dentro del recipiente grande y encima de los hielos, el recipiente pequeño. De esta forma, mientras se bate, la nata no pierde el frío que tenía de la nevera.

También es importante que el recipiente donde ponemos la nata sea de cristal o de metal, que conservan mucho mejor el frío.

Es preferible comenzar a batir a la mínima velocidad que nos permita el aparato que estemos utilizando. Cuando la textura comience a espesar un poco incorporamos el azúcar (tanta como gustemos, aunque yo con 3 cdas tengo suficiente). Seguimos batiendo y aumentamos la velocidad al máximo hasta que comiencen a aparecer picos en la superficie.

Hay que tener cuidado de no excedernos al batir o podemos conseguir mantequilla, jajajaja.

Conservar la nata en la nevera hasta que el bizcocho esté frío y podamos rellenar.

Nota:

Para quienes tengan miedo de no obtener una nata lo suficientemente firme, hay en el mercado “estabilizadores de nata”, aunque yo soy muy perezosa para buscar ingredientes “especiales”.

Afortunadamente también hay truquitos muy interesantes como, por ejemplo, incorporar nubes de chuchería a la nata. Podemos ver cómo hacerlo en este enlace de la web de Canecositas o, si preferís otras soluciones para estabilizar la nata, también podéis echarle un ojo a este enlace de la web Directo al paladar.

Yo me he ido a lo sencillo y no he utilizado ninguno de estos trucos, principalmente porque mi brazo de gitano se iba a comer antes de que la nata pudiese perder firmeza…

Elaboración del brazo de gitano:

Para rellenar el brazo de gitano sólo tenemos que extender la plancha de bizcocho con cuidado y utilizar tanta nata como deseemos para el relleno. Luego enrollamos con cuidado, sosteniendo y elevando ligeramente con nuestros dedos el bizcocho para evitar aplastar la nata.

Sólo nos queda darle el toque decorativo. Yo he espolvoreado toda la superficie del brazo de gitano con azúcar glass. Luego he recortado en un papel la forma de una flor y la he utilizado como plantilla para decorar con un poco de cacao en polvo unas cuantas flores.

Espero que os haya gustado. En serio, aunque pueda parecer complicado, es una receta sencilla y se puede adaptar a todo tipo de paladares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario