jquery.min-pin-it.js

Pin-it-hover

Post-Relacionados-JS

domingo, 17 de mayo de 2015

Gachas de avena. Porridge

Gachas-avena

Ya se acerca el veranito… así que hay ciertas recetas que voy cambiando por otras más refrescantes. En esta ocasión, ya va siendo hora de despedirme de mis gachas de avena, que han sido mi merienda favorita durante todo el invierno y gran parte de la primavera.

En mi receta de pan de avena Escocés ya comentaba que la avena ha sido un gran descubrimiento para mí y lo estoy incorporando poco a poco en nuevas recetas.

En el caso de las gachas de avena o porridge es una receta muy sencilla, saludable y realmente deliciosa. Se puede acompañar de todo tipo de frutas y frutos secos. Yo lo he probado con plátano y nueces (que es el caso que presento), también con manzana y almendras, con pasas, con uvas, con miel, con un poco de canela como si fuese un arroz con leche… en fin, las variantes son infinitas, e incluso pueden convertirse en platos salados.

Quizás, al ser un plato que se come caliente sería más adecuado haber incorporado esta receta cuando comienza el otoño, pero no pude resistirme a prepararla para esta ocasión.

Actualmente se considera un plato inglés, aunque yo lo he conocido leyendo historias de escoceses… así que para mí es escocés. (Para saber más cosas sobre las gachas puedes comenzar por aquí)

Gachas de avena. Porridge

Ingredientes:

  • ½ taza agua (120 ml)
  • ½ taza leche (120 ml)
  • ½ taza copos de avena (50 gr)
  • ½ cta sal
  • 1 cda azúcar moreno
  • ¼ cta canela (opcional)
  • Plátano, miel, pasas, etc.

Elaboración:

En un cazo se pone la avena junto con el agua y se deja hidratar durante un par de horas. (Tradicionalmente se llegaba a dejar toda la noche en agua). Yo soy perezosa y no las dejo nada de tiempo en remojo, aunque dependiendo de la marca de los copos de avena, al cocerlas puede que se queden más duritos los copos.

Después se añade la leche, la sal y el azúcar. Se pone el cazo al fuego y se cuece a fuego medio durante 5-8 minutos. El tiempo dependerá en gran medida de todo lo que se comentó antes, del tiempo que se ha tenido la avena en remojo y de la marca de los copos de avena que estemos utilizando.

Se vierte sobre un cuenco y ya se puede comer. Sin embargo, hay a quienes no les gusta así y les resulta insípido, como es el caso de mi madre. Por ese motivo, se puede completar el plato y enriquecerlo añadiendo frutas troceadas, frutos secos y/o un chorrito de miel.

A mí me gusta mucho con un plátano pequeño troceado, 3-4 nueces y una cucharadita de miel.

También se puede ajustar la textura de la avena añadiendo un chorrito extra de leche y removiendo, en caso de que nos guste con una textura más suave y líquida. Algunas personas incluso le echan un poco de yogur, aunque yo esa opción aún no la he probado.

Espero que os apuntéis la receta y le deis una oportunidad. Es un desayuno ideal para deportistas, así que ya sabéis… no hay nada como un buen desayuno y algo de deporte para comenzar bien el día…

No hay comentarios:

Publicar un comentario