jquery.min-pin-it.js

Pin-it-hover

Post-Relacionados-JS

domingo, 31 de mayo de 2015

Strudel de Manzana

Strudel-Manzana-01

La primera vez que hice este postre fue en las navidades pasadas y resultó un éxito pues gustó a todos en la familia. Así que ahora he vuelto a repetir la receta para poder hacerle fotos e incluirla en el blog. Aún no he terminado de redactar ésta entrada cuando ya queda menos de la mitad del strudel de manzana, así que creo que es buena señal…

Este es un dulce que requiere pocos ingredientes o que, al menos, son fáciles de conseguir. Quizás el más raro sea la masa filo, pero actualmente se puede encontrar en las grandes superficies comerciales como Mercadona y Carrefour. Por otro lado, también es rápido y bastante fácil de hacer; sólo hay que pesar ingredientes, trocear los que correspondan y mezclar todo. Está muy bien tener algunas recetas de este tipo apuntadas pues no siempre vamos a tener tiempo de sobra para postres elaborados, ya sea debido a los adornos, a los múltiples pasos o etapas de elaboración o a tiempos de fermentado.

Por otro lado, aunque la manzana como tal pueda resultar una fruta un poco sosa, suele gustar a la gran mayoría de personas en forma de dulces y tartas. Si a esto le sumamos la combinación de manzana, pasas y nueces… el resultado tiene que ser bueno sí o sí.

Espero que os animéis a probar esta receta y la disfrutéis tanto como yo.

Strudel de Manzana

Ingredientes:

  • 250 gr masa filo
  • 1 cda de mantequilla 
  • 4 manzanas 
  • 100 gr mantequilla
  • 150 gr azúcar (moreno)
  • 150 gr pasas Corinto
  • 75 gr nueces peladas
  • 5 galletas maría
  • Canela

Elaboración:

Se trocean las manzanas en trozos muy pequeños. Si se desea se puede rallar la manzana para obtener una textura de relleno más cremosa y homogénea.

Se pone la manzana troceada en un recipiente grande. Se añaden las pasas, las nueces troceadas (si es que los pedazos son muy grandes), el azúcar moreno, la mantequilla y la canela. Tener cuidado de que la mantequilla no esté líquida, sólo lo suficientemente blanda para que se puedan mezclar todos los ingredientes sin dificultad. La cantidad de canela depende del gusto de cada uno, yo no pongo mucha porque a mi hermano no le agrada que se note demasiado la presencia de la canela.

Luego, en un cuenco se desmenuzan las galletas hasta obtener un polvo de galletas. También se podrían triturar en un procesador de alimentos, pero son tan poquitas galletas que yo no considero necesario ser tan “minucioso” al obtener el triturado de galletas.

Ahora, nos queda la preparación del postre propiamente dicho. Sobre la bandeja del horno (colocar una lámina de papel vegetal por si acaso) se extienden las láminas de masa filo. Se pinta la superficie de la masa con la cucharada extra de mantequilla (esta sí debe estar derretida), y se espolvorea la superficie con las galletas molidas.

A continuación se vierte toda la masa de relleno que preparamos anteriormente y se extiende con cuidado y de forma homogénea.

Se enrolla la masa junto con el relleno empezando por uno de los extremos como si se tratase de un brazo de gitano.

Se hornea a 185ºC durante 35-40 minutos. Yo lo pongo la bandeja a una altura media-baja y la opción de horneado “fuego abajo sin ventilador”.

Ya sólo nos queda espolvorear la superficie de nuestro postre con azúcar glass y disfrutarlo frío o incluso templado.

Algunas notas y consejos:

El relleno de manzana tiene un problema… y es que a medida que se hornea el postre, las manzanas se cuecen y, junto con el azúcar y la mantequilla, se crea un almíbar que empezará a salir del “rollo” y a mancharnos toda la bandeja del horno. La primera vez que me pasó sufrí mucho porque me parecía un auténtico desperdicio. En esta ocasión he intentado solucionarlo aprovechando las múltiples capas que traen los envases de masa filo.

En cada envase de 250 gr de masa filo vienen aproximadamente 10 láminas muy finas. Se suelen utilizar varias capas juntas para crear efecto “hojaldrado” pero sin aportar tanta “densidad” de masa a la receta como lo haría una masa de hojaldre. Un ejemplo de este uso de la masa filo se puede ver en la baklava, de la que espero repetir receta pronto y poder añadirla al blog.

Bien, la cuestión es que no necesitamos poner las 10 láminas de masa filo juntas, así que yo dejé sólo 6 para la base y luego utilicé las otras 4 para utilizarlas como “sellado” en los extremos, dos láminas para cada lado. Podéis ver cómo en esta imagen.

Otro detalle importante es que la masa filo no debemos sacarla del envase hasta el momento justo en que vamos a preparar el montaje del postre, pues las láminas se resecan con mucha facilidad y cuando esto sucede se rompen como si fuesen de papel. Por tanto, hay que trabajar sin prisa, pero sin pausa.

Strudel-Manzana-02

1 comentario:

  1. Madre mía, pero qué pinta!!!!! Yo soy súper fan del strudel de manzana de eismann, lo adoro. Si ese ya me vuelve loca, no me puedo imaginar cómo debe ser casero, y con este aspecto :D
    María

    ResponderEliminar