jquery.min-pin-it.js

Pin-it-hover

Post-Relacionados-JS

domingo, 7 de junio de 2015

Quiche Lorraine

Quiche-Lorraine-01

La quiche es un tipo de tarta salada típica de la cocina francesa. Creo que la quiche Lorraine es la más conocida de todas, aunque existen muchas variantes; con jamón y queso, de verduras, calabacines, etc.

Yo había visto varias veces imágenes de este tipo de tarta pero nunca la había probado ni había intentado prepararla. No fue hasta hace unas semanas que, repasando mi libro El gran libro de la Repostería, vi una receta de quiche Lorraine y me pareció que era bastante sencilla de elaborar y tenía buena pinta.

Cuando le comenté a mi hermano que pensaba hacerla, él me facilitó otra receta de quiche con una adaptación del chef Gordon Ramsay, que podéis ver aquí.

Al final, yo he hecho mi propia interpretación de la quiche, que está a medio camino de la de Ramsay y la del libro que tenía de referencia. Ambas recetas eran prácticamente iguales, salvo porque en una se incluye puerro (en la de Ramsay) y en la otra el bacon se pone sobre la masa quebrada crudo en vez de frito. Yo he retocado esos dos aspectos de cada receta: he suprimido los puerros y he cocinado el bacon antes de ponerlo en la tarta.

He sufrido algunos inconvenientes, sobre todo con la masa quebrada, pues es la primera vez que la hacía… y la puñetera se me quedaba pegada a la encimera después de extenderla con el rodillo. Pero salvo ese problemilla, me ha parecido una receta muy sencilla y muy buena de sabor.

Evidentemente hay cosas que mejorar… las prisas nunca son buenas y a mí se me estaba haciendo tarde para cenar, por lo que la masa quebrada la tuve menos tiempo del debido en el horno y se me ha quedado un poquitín cruda. Aún así, creo que me ha salido estupenda para ser la primera vez que la preparo.

Luego, he estado mirando más recetas de quiche y hay muchas especificaciones sobre cuando es una quiche Lorraine y cuando no. Parece ser que la original quiche Lorraine sólo estaba preparada de huevos y nata, y no fue hasta un tiempo después que se le incluyo la panceta o bacon como otro ingrediente principal. Cuando además lleva queso se llama quiche Vosgienne, y si lleva cebolla se llama quiche Alsacienne.

Yo no me voy a poner muy tiquismiquis y la he llamado quiche Lorraine, pues ese es el título que ponía en la receta del libro El libro de la repostería, aunque si fuésemos meticulosos… esta receta lleva bacon y queso rallado, por lo que no sería del todo exacto el título. Sin embargo, teniendo en cuenta la gran cantidad de variantes y que se podría utilizar prácticamente cualquier tipo de ingrediente para hacer una quiche, puedo considerar que la receta que he preparado es una buena adaptación a la famosa quiche Lorraine.

Quiche Lorraine

Ingredientes:

Para la masa quebrada

  • 200 gr harina
  • 100 gr mantequilla
  • ½ cta sal
  • 5 cdas agua

Para el relleno:

  • 200 gr bacon o jamón cocido
  • 3 huevos
  • ¼ l nata líquida
  • 1 pellizco pimienta blanca
  • 125 gr queso Emmental rallado

Elaboración:

Masa quebrada:

Podemos comprar directamente masa quebrada o masa brisa, pero si queremos preparar nuestra propia masa quebrada seguimos los siguientes pasos:

Tamizamos la harina en un recipiente. Repartimos por encima la mantequilla fría partida en forma de pequeños copos. Esparcimos la sal por encima y comenzamos a amasar con rapidez todos los ingredientes.

Podemos añadir hasta 5 cucharadas de agua para conseguir la textura adecuada. La cantidad de agua dependerá en gran medida del tipo de harina que utilicemos, así que es mejor ir incorporando poco a poco el agua.

Por último, cuando hemos conseguido una masa homogénea que no se desgrana, hacemos una bola, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera. Lo ideal sería dejarla reposar 1-2 horas, pero si queremos preparar la quiche como cena, podemos dejarla sólo 15 minutos en la nevera para que la mantequilla recupere el frío perdido durante el amasado.

Quiche:

Engrasamos y enharinamos un molde de unos 26 cm de diámetro.

Luego, extendemos la masa quebrada con ayuda de un rodillo, procurando darle forma circular. La mejor forma de extenderla es trabajar siempre desde el centro de la masa hacia los extremos (si comenzamos a amasarla desde un extremo de la masa, la sometemos a mucha presión y se resquebraja con mucha más facilidad).

Otro consejo es que al extenderla utilicemos como base un papel de hornear y así os curáis en salud y evitáis que se pegue la masa a la encimera. No debería suceder, pero a mí me pasó y me fastidió bastante.

La masa quebrada la debemos extender hasta obtener un espesor aproximado de unos 4 mm. Yo además utilizo de vez en cuando el molde para ver hacia qué lados tengo que extender un poco más la masa. La verdad es que a mí me salió justo del tamaño adecuado y apenas tuve que recortar un poquito algunos picos de masa.

Luego, con cuidado forramos el molde con la masa, ayudándonos con los dedos para ajustar los bordes y las esquinas. Pinchamos la superficie de la masa varias veces con un tenedor y horneamos 15 minutos a 190ºC. (Para evitar que la masa quebrada se hinche y se deforme podemos cubrir la superficie con papel vegetal y colocar por encima algunas legumbres para que hagan peso).

Sacamos la masa quebrada del horno y la dejamos enfriar un poco mientras preparamos el relleno. (Si veis que los laterales de la masa ya están bien horneados pero la base está aun un poco cruda, se retiran las legumbres y se hornea durante 5 minutos más)

En una sartén ponemos el bacon cortado en tiras o en dados. Salpimentamos al gusto (yo sólo añadí pimienta, pues el bacon ya es un poco salado). Luego escurrimos bien el bacon para evitar el exceso de grasas y aceite y lo extendemos sobre la base de masa quebrada.

Por otro lado, en un recipiente hondo batimos los huevos y añadimos la nata. Incorporamos el queso Emmental rallado y, si nos gusta, podemos incluir un poco de perejil picado.

Vertemos con cuidado esta mezcla sobre el bacon. El relleno no debería llegar hasta el borde de la masa quebrada, sino quedarse un poco por encima de la mitad, ya que luego en el horno va a subir bastante.

Cocemos la quiche 20-25 minutos a 190ºC hasta que el relleno esté cuajado y dorado. A mí me subió un montón, aunque al sacarla del horno ya se ajustó al mismo nivel que el borde de la masa quebrada. En las instrucciones de la receta recomiendan cortar las porciones de la quiche cuando está caliente, pero lo cierto es que se corta mejor cuando comienza a enfriarse…

Lo mejor de esta tarta salada es que te espera para comer; está igual de buena caliente, templada o incluso fría, así que ya sabeis, otra receta que teneis que probar.

Os pongo una foto de la quiche entera, aunque es un poco feucha pues la hice por la noche justo antes de hincarle el diente y la luz era bastante pobre…

Quiche-Lorraine-02

No hay comentarios:

Publicar un comentario