jquery.min-pin-it.js

Pin-it-hover

Post-Relacionados-JS

viernes, 10 de abril de 2015

Rollos de canela (Cinnamon Rolls)

Rollos-canela-01

Muchas veces me pasa que me pierdo buscando cosas en internet. Y me refiero a que empiezo buscando algo sencillo, como una nueva receta de bizcocho, y acabo saltando de una página a otra y de un blog a otro… y cuando termino no recuerdo de donde he sacado la receta de ese “dulce exótico” que apunté en un papelito en algún momento a mitad de camino.

Con los cinnamon rolls me pasó algo parecido. Sin embargo, recuerdo que coincidió con que un amigo iba una temporada a California y supongo que me puse a curiosear sobre la repostería estadounidense. (Curiosamente, a pesar de que es una especialidad repostera típica de Estados Unidos se cree que provienen de Suecia)

También tengo recuerdos divertidos de un segundo intento haciendo los rollos de canela con otros amigos y con un resultado desastroso por culpa de haber calentado demasiado la leche y haber “matado” la levadura….

En fin, la cuestión es que no recuerdo de donde saqué la receta, pero sí que la he repetido en muchas ocasiones. Es un poco entretenida porque necesita dos tiempos de reposo relativamente largos, pero no es difícil y me encanta, tiene una textura muy agradable y el toque de la canela es increíble.

Sé que no todo el mundo disfruta de ciertas especias, como la canela, pero si te gusta te animo a que lo pruebes porque seguro que te dejarán encantado.

Bueno, vamos ya con la receta.

Rollos de canela (Cinnamon Rolls)

Ingredientes:

Para la masa:

  • 300 gr harina fuerza
  • 15 gr levadura fresca
  • 100 gr mantequilla
  • 130 ml leche tibia
  • 1 huevo
  • 50 gr azúcar
  • Sal y aroma a vainilla

Para el relleno:

  • 4 cda mantequilla
  • 60 gr azúcar moreno
  • 1 cda canela

Elaboración:

En un bol grande se mezclan los ingredientes secos: harina, sal, azúcar y levadura.

A los ingredientes secos se les añade la leche y el huevo hasta obtener una masa manejable y no pegajosa. Si es necesario se puede echar un poco más de harina, pero cuanta menos harina extra es mejor, ya que nos quedara la masa menos densa y los donuts más esponjosos. Se puede usar la misma técnica de amasado que para hacer pan, como esta que puedes ver en este video. (Los que ya han visto algunas de mis otras publicaciones pensarán que soy una pesada por repetirme con esto de las técnicas de amasado, pero yo prefiero ser repetitiva y evitar que os tengáis que poner a buscar en otras recetas si es la primera vez que me leéis)

Ahora vamos a destrozar la masa tan bonita que ya teníamos lista. Le incorporamos la mantequilla, que debe estar blanda pero no totalmente líquida. La masa volverá a ponerse pegajosa pero con un poco de paciencia la seguimos amasando y llegará un punto en que volverá a ser manejable.

Llegado a este punto, ponemos a reposar la masa. Yo la suelo poner en un bol engrasado con aceite y cubierto con un paño. A veces, si hace frío la meto dentro del horno apagado para que esté en un sitio algo más cálido y la masa pueda crecer más fácilmente. El tiempo de reposo es aproximado, de una hora (a veces incluso dos horas) o hasta que duplique su tamaño.

Después de ese tiempo, ponemos la masa sobre la encimera y la extendemos con ayuda de un rodillo e intentamos darle forma rectangular. (He visto en algunas recetas que enharinan un poco la encimera para evitar que la masa se pegue. Yo prefiero poner un poquito de aceite y extenderlo bien, así la masa tampoco se pega y a mí me resulta más cómodo)

El espesor de la masa dependerá un poco de qué relación de relleno/bizcocho queremos tener en nuestros rollos de canela. Yo la extiendo hasta tener un espesor de aproximadamente un centímetro. Luego le reparto el relleno por toda la superficie con ayuda de una cuchara.

El relleno no tiene ningún misterio. He leído versiones de la receta en las que la mantequilla debe estar muy fría, y otras en las que la mantequilla está en punto pomada. Los he probado los dos y no he notado ninguna diferencia significativa por lo que ya no le hago caso a este detalle. Pongo en un recipiente la mantequilla, con el azúcar moreno y con la canela, y lo mezclo todo con ayuda de una espátula pequeña, una cuchara o un tenedor.

Ahora sólo nos queda enrollar la masa sobre sí misma y cortarla en rodajas de unos 3 centímetros de espesor. Las rodajas se irán colocando sobre papel de horno en la misma bandeja en la que los vamos a hornear. Si se quieren tener porciones independientes se deberán separar bastante unas rodajas de otras ya que van a crecer bastante. También se pueden colocar todas juntas de modo que cuando crezcan y se peguen unas porciones a otras se forme un único rollo de canela gigante.

¡Nota importante para cortar los rollos de canela! Yo he intentado varias técnicas y cuando vi un video de un chico que cortaba la masa con hilo dental me quedé encantada porque no se deforma el rollo nada y mantiene su forma redondita. (Se puede usar cualquier tipo de hilo que no sea muy grueso). El truco está en hacer una especie de nudo con el hilo; se pasa extendido por debajo de la masa enrollada, se cruzan los extremos de la hebra por la parte superior y se tira hasta que se cierra el hilo cortando la rodaja de masa. Se puede ver en este esquema que he hecho.

Rollos-canela-Corte
Corte Rollo Canela con hilo

Dejamos reposar de nuevo la masa hasta que duplique su tamaño (1 hora aproximadamente). Cubrir la masa con un paño para evitar que se reseque.

Horneamos durante 30 minutos a 180ºC con la opción fuego abajo-arriba. Yo en mi horno los pongo en la bandeja de abajo, pero depende de cada horno. La última vez que los hice en casa de mi abuela se me quemaron un poco por abajo, así que supongo que en un horno normal deberían hornearse a media altura.

Los rollos de canela se suelen servir cubiertos con glasa, pero a mí me gustan más así, por lo que casi nunca se la preparo

No hay comentarios:

Publicar un comentario